Banner QueBarato
 
Photos by Miguel Angel
Menú  
  Home
  Mi cámara actual
  Mis lentes objetivos
  Mis anteriores cámaras digitales
  Accesorios de mi cámara
  Más fotografías mías
  Fotografía digital
  Enlaces webs fotografia
  Mis participaciones en exposiciones
  Libro de visitantes
  Contacto
  ¿Que te ha parecido esta página?
  Cosas útiles
  Gana dinero en la web
  Tráfico, puntos negros.
  Información Deportiva
  Sala de juegos
Número de visitantes: 14497 visitantes (27085 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
Mis lentes objetivos

Samyang 8 mm f/3.5 UMC CSII
Pero ¿qué es un objetivo ojo de pez? Es un gran angular en su máxima expresión y su ángulo de visón es máximo, abarca 180º por lo que la imagen que resulta aparece con forma cóncava en los laterales, similar a cuando miramos por una mirilla. Este efecto siempre me ha atraído mucho sobre todo en fotografías de paisajes y urbanas.

Y nos vendrá fenomenal sobre todo cuando tengamos limitado el espacio que vamos a fotografíar, seguro que más de una vez con un objetivo normal e incluso gran angular nos han sido insuficientes para poder abarcar todo lo que pretendíamos fotografíar, con este objetivo abarcaremos todo y mucho más de lo que nuestra vista alcanza, eso sí tendremos que tener cuidado con las distorsiones que provoque en los laterales de la imagen, dependiendo de qué estemos fotografiando, porque en otros casos estas distorsiones intentaremos que sean lo más exageradamente posible.

El problema que tienen estos objetivos es que tienen un precio elevado sobre todo si nos vamos a las marcas habituales, por eso he mirado en otras marcas menos conocidas pero que tienen una relación calidad precio más que aceptable como por ejemplo Samyang óptica, marca coreana que lleva comercializando lentes SLR desde hace ya unos cuantos años, pero que últimamente ha mejorado mucho en cuanto a calidad y popularidad debido en parte a sus objetivos ojo de pez como este Samyang 8 mm f/3.5 UMC CSII, protagonista de esta opinión.

Samyang Optics es una empresa coreana creada en 1972 que fabrica lentes para cámaras y que se ofrece como una alternativa económica con muy buena relación calidad precio y que para los que nos iniciamos en fotografía es una muy buena opción a tener en cuenta.

Samyang también fabrica objetivos para otras marcas como Vivitar, Bower, Opteka, Walimex y alguna otra más que no recuerdo, si nos fijamos los objetivos de estas marcas al compararlos entre sí, la única diferencia es el logotipo de cada marca, exepto en el Opteka y en el Vivitar que cambia un poco la distancia focal.

Este objetivo lo he conseguido en Ebay por unos 220 € aunque el precio aquí en España ronda unos 300 euros aproximadamente, si nos vamos a marcas como Canon, Nikon, Sigma, habría que multiplicar por cuatro el precio.

Pero el hecho de que un objetivo sea tan asequible no es sinónimo de mala calidad este Samyang es realmente muy bueno. El cuerpo principal está hecho de metal y el anillo de enfoque funciona suavemente y además está amortiguado igual que un objetivo de una marca más reconocida.

La lente exterior es muy grande, y adopta forma semiesférica por lo que hace imposible el uso de filtros en la parte delantera pero eso es normal en este tipo de objetivos, al venir provisto de parasol es algo incómodo para sujetar la cubierta delantera, pero sin duda es imprescindible para proteger la lente durante el transporte. La longitud física de la lente se mantiene casi constante, se mueve sólo un poquito (0.5-1 mm) durante el enfoque por lo que prácticamente siempre aparecerá la escena enfocada.

¿Dónde está esa diferencia? Indiscutiblemente, no voy a negar que la óptica de estas marcas es superior a la de Samyang pero lo que abarata esta marca es que no cuenta con ninguna electrónica por lo que no son autofocus, son completamente manuales. Con este tipo de objetivos nos tenemos que olvidar de todo tipo de automatismos con los que cuente nuestra cámara y hay que hacer todo manual, desde el enfoque hasta la apertura de diafragma.

La falta de AF puede parecernos un poco complicado con el Samyang 8mm f/3.5 Fisheye pero debido a la enorme profundidad de campo con la que cuenta esta lente, prácticamente no notaremos diferencia alguna, yo he sacado varias tomas con distintas apertura y no he notado prácticamente diferencia tan solo tenemos que preocuparnos de poner la velocidad de obturación adecuada a la luz que tengamos.

Para enfocar una escena giramos el anillo de ajuste de enfoque, como si se tratara de una lente de ajuste MF (Enfoque manual).

Para enfocar un sujeto situado a gran distancia, giramos el anillo de enfoque hacia la derecha, de infinito a 0.3 y enfoque el sujeto más nítido mediante la señal de indicación de la cámara, o realizando una verificación visual.

Para enfocar un sujeto cercano, giraremos el anillo de enfoque hacia la izquierda de 0.3 a infinito y enfocaremos el sujeto más nítido mediante la señal de indicación de la cámara, o realizando una verificación visual, es muy simple que solo necesitaremos experiencia.

Para ajustar el nivel de luminosidad deseado giraremos el anillo de ajuste de apertura.

La lente F3.5 FISH-EYE CS de 8 mm posee un ángulo de visión en diagonal de 180 grados, lo que permite realizar fotografías muy peculiares al usarla subjetivamente.
Su corta distancia focal y ángulo de visión de 180 grados facilitan la realización de tomas que se ajustan a imágenes completas, y son asimismo útiles para la fotografía de paisajes.

El Samyang 8mm f/3.5 es un objetivo ojo de pez de fotograma completo dedicado para APS-C DSLR. También lo podemos montar a un formato completo (35mm) DSLR pero tendremos que prescindir del parasol ya que será visible en este caso dentro de la imagen.

Como viene siendo típico en lentes de este tipo, el campo de visión es inmenso, genéricamente es de 180 grados que en el caso de Canon que debido a la conversión se quedan en unos 167 grados aproximadamente, por lo que cuando vayamos a hacer una fotografía tendremos que tener cuidado de que no aparezcan nuestros pies en la escena.

Este objetivo SAMYANG 8 mm f/3.5 ojo de pez UMC CS II con montura CANON nos ofrece un ángulo de visión muy amplio (hasta 180 grados diagonalmente) lo que es una herramienta muy útil para hacer fotografías panorámicas.


Podemos conseguir unas imágenes con una perspectiva más amplia y distorsionada para de esta forma, conseguir unas fotos mucho más creativas.
Su construcción óptica incorpora una lente asférica híbrida que reduce drásticamente la aberración cromática y cada lente recibe múltiples capas de tratamiento antirreflectante para conseguir unas imágenes mucho más nítidas.
Aunque compacto, este objetivo Samyang tiene una lente con una construcción óptica basada en la formula de 10 elementos colocados en 7 grupos y como cuenta con lentes esféricas ya que presentan un radio de curvatura variable desde el centro hasta los bordes, aumenta la calidad del objetivo, ya que mantienen sus propiedades ópticas independientemente de la distancia focal y de la apertura del diafragma en la que trabajemos.

Sus lentes incorporan múltiples capas antirreflectantes que reducen drásticamente la luz y los reflejos. Por lo que resulta un objetivo compacto y fácil de manejar.

Con la apertura máxima de f / 3.5 nos permitirá fotografías sin trípode o flash cuando haya poca luz.
Ventajas del objetivo F3.5 UMC FISH-EYE CS II de 8 mm:
1. Se ajusta al estándar APS-C (1:1.5x) de tamaño de imagen digital
2. Permite la actualización de una distancia focal de 8 mm y un ángulo de visión en diagonal de 180 grados para el tamaño APS-C.
3. Corrige las aberraciones mediante una lente asférica, y en su posición de apertura máxima, produce una resolución bastante aceptable y un gran contraste en el centro de la lente, así como en la parte periférica de la misma.
4. Incorpora un parasol de tipo pétalo y multicapa para evitar los destellos y las imágenes falsas.
5. Tiene una robusta estructura de aluminio.
El objetivo fotográfico F3.5 UMC FISH-EYE CS II de 8 mm posee su propia montura adaptada a cualquiera de las marcas de cámaras que hay en el mercado en la actualidad. Por lo que podremos fotografiar con él fácilmente sin instalar ningún adaptador adicional, acoplándolo directamente a la cámara.

Cuando montemos este objetivo en nuestra Canon deberemos de girar el anillo de ajuste de apertura hasta su valor máximo para luego volver a girar dicho anillo con objeto de ajustar la profundidad del enfoque y la luminosidad conforme a lo deseado antes de realizar una toma.

En el dial de modos de la cámara deberemos de seleccionar la posición “M” de manual.

Ajustaremos la velocidad de obturación hasta lograr el valor de exposición adecuado con respecto al nivel de luminosidad.

El objetivo F3.5 UMC FISH-EYE CS II de 8 mm., como he comentado anteriormente también está disponible con monturas para cámaras Nikon Fujifilm, Pentax, Samsung, Sony (Minolta) y Canon.

Y para montarlo en la cámara es igual de fácil que instalar cualquier otro objetivo, sujetamos el objetivo alineándolo con el anillo de montaje de objetivo que incorpora la cámara, presionamos el objetivo hacia la cámara y lo giramos hasta oir un clic, y la escala de profundidad de campo se sitúe en la parte superior de la cámara.

Para desmontarlo pulsamos el botón de liberación del objetivo que incorpora la cámara, y giramos el objetivo en sentido contrario al del montaje hasta que se suelte de la cámara.
Características del SAMYANG 8 mm f/3.5 UMC CS II ojo de pez para cámaras Canon:

 

Compatibilidad: CANON APS - C
Montaje: CANON EF
Ángulo de campo: 180 °
Construcción óptica: 10 elementos, 7 grupos, incluyendo una lente asférica
Enfoque de la lente: manual
Escala de distancias:sí.
Apertura máxima: f / 3.5
Apertura mínima: f / 22
Mínima distancia de enfoque: 30 cm
Dimensiones (diámetro x longitud): 75.0mm x 74,8 mm
Parasol: desmontable
Peso: 435 g.


Tamron AF 18-200 mm F3.5/6.3 Di II
No hace mucho tiempo un objetivo de 28-300 mm se le denominaba un superzoom. Ahora las marcas fabrican sensores mucho más pequeños, creando objetivos como este Tamron 18-200 mm f3.5-6.3 Di II para cubrir la gama de zoom equivalente para cámaras digitales SLR y así hacerle competencia a las compactas, aunque en este mundo todo evoluciona muy rápido y ya este objetivo está siendo sustituido por el 18-270, un motivo más que lo hace más atractivo ya que ahora lo podemos encontrar a un precio bastante atractivo.

 

 

Esta evolución en el mundo de la fotografía digital consigue que los fabricantes puedan lograr objetivos con un relativamente amplio rango focal a un precio en términos de calidad de imagen bastante competitivo.

El rendimiento óptico de este objetivo y de los superzooms en general ahora es sorprendentemente bueno, siempre y cuando teniendo en cuenta su rango de zoom.

Si normalmente imprimimos fotos del tamaño tradicional, los resultados con este objetivo y una cámara RÉFLEX digital de tipo medio, serán mucho mejores que si imprimimos fotos sacadas con cámaras compactas. La calidad de imagen que ofrece el Tamron 18-200 mm f3.5-6.3 Di II es bastante buena en el centro de la imagen a plena apertura pero se suaviza bastante en los bordes por lo que para pequeñas impresiones está bastante bien.

Si disparamos con F5, 6 mejora la nitidez central mucho pero esta nitidez se va suavizando hacia los extremos pero a unos niveles que es bastante difícil apreciar, pero quiero recalcar que son detalles más a nivel profesional que amateur, ya que si no digo nada de esto para una persona no profesional

seguro que pasa desapercibido este detalle.

Con el gran angular al máximo, en 18 mm es alto el nivel de distorsión de curva con este Tamron otros objetivos de 18 mm. no es tan acusado, pero bueno esto es cuestión de gustos, ya que como complemento a este gran angular quiero adquirir un ojo de pez que en este sí que es acusado este tipo de distorsión.

 

Sobre el resto del rango de zoom, la calidad de la imagen sigue el mismo patrón, con una nitidez central bastante buena, que se va perdiendo hacia las esquinas pero que como comento más arriba es prácticamente inapreciable, sobre todo en impresiones normales de fotografías.


La distorsión la podremos apreciar algo más al final del rango entre los 18 y los 24 mm de la gama del gran angular.

 

Aquí es donde puede estar el dilema, si lo que queremos es comodidad y nuestra prioridad es en no tener una rápida exposición de nuestras fotos en cualquier momento, se trata de una lente bien hecha que nos ayudará a fotografiar cualquier cosa y en cualquier momento, siempre lo tendremos listo para enfocar y disparar.

Este modelo de Tamron no tiene estabilizador de imagen pero he de confesar que hasta ahora no lo he echado en falta ni tan siquiera en los 200 mm. y eso que casi siempre he disparado a pulso, mucha gente me comentaba que para un objetivo con estas distancias focales era imprescindible pero yo hasta ahora no he tenido ningún problema, eso si la luminosidad con la que he trabajado era bastante buena. Probablemente a muy baja luminosidad con este Tamron habrá que trabajar con trípode y puede que con otros objetivos que lleven estabilizador no sea necesario, pero hasta ahora no me he visto en esa tesitura.

 

Pero si lo que nos importa es una calidad de la imagen a unos niveles que creo yo que para un aficionado están de más, lo mejor va a ser que nos decantemos por dos objetivos algo así como un 18-55 y un 55-200 que es lo que suele venir en algunas ofertas junto al cuerpo de la cámara, aunque estos suelen ser básicos e incluso puede que sean hasta inferiores a este Tamron por lo que si este os parece un poco básico y os podéis permitir el lujo de gastar más dinero os recomiendo el 18-270 de Tamron que tiene mejor rendimiento general y un mayor alcance del zoom.

Qué es lo que quiere decir Di-II, los fabricantes cada vez nos ofrecen distancias focales más cortas pero esto conlleva objetivos de mayor diámetro, Tamron resuelve este problema haciendo el objetivo con un círculo de imagen que se adapta a los sensores de las cámaras más pequeños por lo que este objetivo se acerca bastante a un objetivo que ofrezca los mismos ángulos de visión que en el formato de 35 mm obteniendo un diseño más integrado.

 

El campo de visión de la AF 18-200 mm es equivalente a 29-320 mm en mi Canon, ya que tiene un factor de conversión a 35 mm. de 1,6. La lente está disponible en todos los montajes principales SLR excepto cuatro tercios.

La construcción óptica está hecha de 15 elementos en 13 grupos incluyendo tres elementos de lentes asféricos híbridos, dos elementos de vidrio LD (baja dispersión) y un elemento XR.

 

El elemento XR (índice de refracción Extra) es una de las principales características de este objetivo. Entra el doble de luz que en uno normal, permitiendo la fabricación de objetivos más compactos.

El mecanismo de apertura cuenta con 7 módulos de apertura. Este objetivo es de los más compactos que hay de su categoría, con un tamaño de 83x74mm y un peso de sólo 398 g. El tamaño para filtros es de 62 mm. de diámetro.

Con el ajuste de teleobjetivo a 200 mm. nos acercamos al sujeto a tan solo 0,45 m. para tomar un primer plano y la ampliación máxima es de 1:3.7.

 

Junto con el objetivo viene un parasol y la tapa.

La lente se extiende considerablemente al utilizar el zoom hacia el extremo exterior. Lo hace mediante un mecanismo denominado dúo-cam con dos tubos de lente interior.

 

La calidad de fabricación de este objetivo es realmente muy buena, con tolerancias bastante apretadas pero no así la calidad subjetiva que percibimos debido a los materiales empleados sobre todo un poco por el abuso del plástico.

El Tamron tiene un montaje plástico pero gracias a esto hace que el peso de la lente sea lo suficientemente ligero como para que nos olvidemos de este detalle en la fabricación.

 

El zoom, así como el anillo de enfoque funcionan bastante suave. La operación del autofocus es razonablemente rápida pero un poco ruidosa. Debido a una muy lenta máxima apertura en 200 mm el autofocus funciona muy bien en situaciones de muy baja luminosidad.

Respecto al viñeteo, como he comentado más arriba, en este objetivo es generalmente decente excepto en 18 mm con la maxima apertura, donde el problema es muy pronunciado a 1,4 EV. Pero si queremos evitar este viñeteo poniendo el diafragma a f/5.6 se reducirá bastante en toda la gama de zoom.

 

Las sombras de color en las transiciones de contraste duras o aberraciones cromáticas, son muy pronunciadas en los extremos de la gama de zoom llegando a un promedio de 1,4 píxeles en los bordes de la imagen. Entre los 35 mm y 80 mm, la aberración se modera bastante.

Distancia focal: 18-200 mm.
Angulo de visión: (Diagonal) 75º 33’-7º59’
(Horizontal) 65º36’-6º38’
(Vertical) 46º21’-4º16’
Apertura máxima: F/3,5-6,3
Construcción óptica: 15 elementos/ 13 grupos
Distancia mínima de enfoque: 0,45 m.
Ampliación máxima: 1:3,7 (f:200 mm, M.O.D. 0,45 m.)
Longitud total: 83,7 mm., extendido al máximo 149,4 mm.
Diámetro de los filtros que podemos usar: 62 mm.
Peso: 398 g.
Diafragma: 7
Apertura mínima: F/22
Parasol tipo pétalo incluido.

 

Conclusión:
El alcance del zoom que tiene este objetivo combinado con las compactas dimensiones y su poco peso contrarrestan la lenta apertura que limita el potencial en cuanto a la profundidad de campo.
En cuanto a la calidad óptica, en términos absolutos esta lente muestra algunas distorsiones en el extremo del granangular en los 18 mm y algo de viñeteo. Esto último también nos puede ocurrir en los 200 mm. pero que para mi es prácticamente inapreciable.
No obstante, la lente es capaz de proporcionar imágenes de buena calidad en condiciones controladas y el rendimiento del autofocus es de los mejores, además este objetivo ofrece una excelente portabilidad y resulta muy fácil de utilizar y una de las cosas más importantes por la que me he decantado por este objetivo, es un precio bastante competitivo muy por debajo de los que tiene la competencia, por lo que si queremos un objetivo de zoom extremo el Tamron es la mejor apuesta.



Tamron SP 500mm f/8 Model 55B
Después de mucho mirar llegué a la conclusión de que este Tamron 500mm f / 8 SP BBAR MC junto a un Sigma de similares características son las mejores lentes catadriópticas que se han fabricando, con la ventaja de que el Tamron ofrece una calidad similar al Sigma pero por mucho menos dinero.

 


El problema es que este objetivo ya no se fabrica por lo que sólo lo podremos encontrar en el mercado de segunda mano pero lo bueno es que lo podemos conseguir por menos de 100 euros en muy buen estado, en Ebay por ejemplo lo están vendiendo constantemente.

 


Pero ¿qué es un teleobjetivo catadrióptico? Pues bien son unos objetivos de gran alcance que tienen sus ventajas y sus inconvenientes. Están inspirados en los telescopios de espejo, formado por un conjunto de lentes y espejos curvados en el que la luz entra por la parte delantera de la lente y rebota en un espejo que está situado cerca del extremo de la lente de cámara, esta a su vez vuelve a rebotar en un espejo pequeño situado en el centro de la parte delantera del objetivo que es el círculo opaco que vemos en el centro y que es el que multiplica la longitud focal, luego es redirigida al sensor de la cámara.


De esta forma es como si dobláramos la luz a la mitad por lo que se consigue un teleobjetivo que ocupa la mitad que uno de su misma longitud focal real que use lentes convencionales y de esta forma la lente puede reducirse a la mitad de su longitud real.

 


Su fabricación es mucho más simple por lo que es más económico que los teleobjetivos de distancia focal real y esto se debe a que la estructura de las lentes y espejos en los catadriópticos es mucho más simple.


Otra ventaja que tienen estos objetivos debido a su estructura es que tienen un menor peso, son mucho más ligeros que los teleobjetivos de distancia focal real.

 


Además no producen tantas aberraciones cromáticas como los de distancia focal real.


En cambio no todo van a ser virtudes en este tipo de objetivos porque si no no tendrían razón de existir los de distancia real y si los fotógrafos profesionales se decantan por estos últimos por algo será.

 

La estructura de los catadriópticos obliga a que exista un espejo curvado exactamente en el centro del lente y este detalle impide que el objetivo, posea un sistema de diafragma variable que permita ajustar la apertura de exposición por lo que en este Tamron sólo tenemos la opción del rango fijo de F8 que no es muy luminoso que digamos, por lo que para ajustar la exposición, tendremos que compensar por medio de la velocidad de obturación de la cámara y en algunos casos, tendremos que poner unos filtros de 35 mm que acompañan al objetivo con distintas densidades y que curiosamente se incorporan entre el objetivo y la cámara y no al final de la lente como es habitual.

Esta singular manera de colocar filtros imagino que se deberá a que estos pequeños filtros son más económicos que los delanteros que en este caso son de 82 mm. un tamaño más que considerable por lo que el precio también será bastante más alto que los convencionales de 52 mm.

 


Otra característica es que los objetivos catadióptricos presentan un contraste sensiblemente inferior , en comparación con los teles normales, debido a los reflejos por los que pasa la luz hasta llegar al sensor de la cámara.


Una posible desventaja o ventaja dependiendo de los gustos es que las zonas de la imagen que quedan desenfocadas presentan una forma característica de este tipo de lentes y que en donde más se aprecia es en los brillos y reflejos producidos por luces y es en forma de aros o anillos más conocido en este mundo fotográfico como donuts.

 


La calidad de fabricación del Tamron es muy buena, como he comentado antes, es de los mejores teleobjetivos catadriópticos que se han fabricado hasta ahora. La lente está compuesta principalmente de metal y no abusa del plástico como otros que se fabrican en la actualidad, el amplio anillo de enfoque es de goma para un mejor agarre y funciona muy suave tan suave que podemos girarlo con tan solo un dedo y amortigua muy bien.


El Tamron 500mm f / 8 tiene una montura tipo "Adaptall2" este es un sistema de montaje patentado por Tamron. Se pueden acoplar adaptadores específicos para montar estas lentes Adaptall a prácticamente cualquier sistema que hay hoy en día, yo por ejemplo he tenido que utilizar un adaptador a Canon EOS, sin embargo, este tipo de adaptador implica el que no haya acoplamiento electrónico o sea que tendremos que usar este objetivo manualmente, otro de los inconvenientes que ofrece, pero como el Tamron no tiene ningún mecanismo de apertura, ni AF ya que solo cuenta con F/8, así que no hay mucho que establecer de todos modos por lo que uno se acaba acostumbrándose y casi pasa desapercibido. El enfoque también es manual aunque yo ya estaba acostumbrado con mi antigua réflex de 35 mm., es otro sacrificio por tener una distancia focal larga por poco dinero.

 


La construcción óptica del Tamron 500/8 SP está formada por 7 elementos en 4 grupos, sólo dos de los cuales son espejos con una lente correctora frontal. Así que, aunque se trata de una lente de espejo, también tiene elementos refractivos.



Teóricamente una lente hecha sólo de espejos no tiene ninguna aberración cromática, pero la adición de las lentes correctivas necesarias para optimizar la calidad de la imagen podría (en principio) introducir pequeñas cantidades de aberración cromática.

 


El Tamron 500/8 utiliza un espejo de superficie esférica. Normalmente estos espejos utilizados en óptica son de primera superficie, lo que significa que la capa reflectante se aplica a la superficie del espejo y la luz nunca pasa a través del vidrio del que está hecho el espejo. En una segunda superficie del espejo la luz pasa a través del vidrio, y que luego es reflejada desde la superficie posterior y pasa de nuevo a través del cristal hacia la salida. Si el vidrio es de buena calidad óptica, la segunda superficie del espejo se puede utilizar para corregir la aberración esférica y así un componente óptico se puede utilizar para realizar varias funciones resultantes en un rendimiento mejorado con un menor número de componentes ópticos.


Los espejos de Tamron están recubiertos de plata, por lo que les da una mayor reflectividad de la luz visible que las cubiertas más comunes de aluminio. Esto hace que el Tamron SP 500 mm F8 sea superior en calidad a la mayoría.

 


Las lentes de espejo, debido a su obstrucción central, ofrecen siempre un contraste algo más bajo que las buenas lentes refractivas, la relación de la obstrucción central de la abertura total de la lente Tamron es aproximadamente 0,44. Esto significa que será aproximadamente 1/2 que el de una lente de funcionamiento sin obstrucciones en el mismo intervalo de diafragma.


En muchos sitios siempre había leído que para usar este objetivo era indispensable usar el trípode pero si el día es luminoso con velocidades superiores a 1/500 he sacado fotos bastante nítidas. De todas formas el modelo que tengo viene con soporte para trípode muy útil si lo utilizamos con el Tamron 2X teleconverter que duplica la distancia focal así como el tamaño y el peso de este teleobjetivo por lo que para no dañar el anillo de sujeción de los objetivos de la cámara es mejor sujetar el objetivo al trípode que a través de la cámara.

 


El Tamron enfoca hasta 1,7 m (1:3), y sin disminuir su impresionante rendimiento cuando este Tamron se utiliza en el modo macro también con apertura fija en f8. Realmente depende de la naturaleza (y distancia) de lo que vayamos a fotografiar y para algunas tomas macro el "fondo" puede estar cerca y salir muy poco borroso y dependiendo de ese fondo podrán aparecer o no los característicos donuts aunque en este modelo este fenómeno es menos acusado que otros que se fabrican actualmente de inferior calidad.


En las tomas que he hecho hasta ahora no me han aparecido estos aros característicos del desenfoque típico de los catadriópticos y con un poco de práctica podremos evitarlos casi totalmente. Tendremos que hacer lo posible por no realizar enfoques medios con un fondo lleno de detalles, porque entonces habrás más posibilidad de que aparezcan, pero ya digo con este Tamron debido a su gran calidad si aparecen son tan tenues que hay que ampliar mucho la fotografía para que nos demos cuenta. Aunque hay muchos seguidores de este fenómeno y muchas veces lo hacen intencionadamente sobre todo con luces y brillos.

 


A pesar de que una lente de espejo no es un objetivo macro ideal, ya que tiene fija la apertura, sin embargo, es muy útil en algunas situaciones. Conseguir centrarse hasta 1.7m en un tele de 500 mm. normal, se necesitarían una gran cantidad de tubos de extensión.


El objetivo Tamron parece tener una propiedad interesante, y es que tal vez podamos conseguir a velocidades de obturación lentas con el objetivo instalado en un trípode, sujetos estáticos situados a larga distancia. El tamaño tan reducido así como un peso menor hace que sea menos susceptible el movimiento del objetivo inducido por el temblor de las manos.

 


El precio por el que podemos conseguir un Tamron 500/8 comparado por el de una lente convencional de similares características así como el peso y el tamaño convierten a este objetivo es una opción muy atractiva para comenzar en el mundo de la fotografía.


Si tienes un presupuesto limitado, una lente catadrióptica merece la pena considerar, pero siempre teniendo en cuenta que las que se venden en la actualidad como los Samyang, Rokinon, Opteka, Vivitar no tienen la misma calidad que este Tamron y nos podemos llevar alguna decepción y siempre tenemos que tener en cuenta el sacrificar el enfoque automático y el contro de apertura con este tipo de lentes.

 


El enfoque manual y la apertura fija en los objetivos catadriópticos para mi es un mal menor que si lo comparamos con las ventajas que tiene como el tamaño, peso y sobre todo su coste, y queda sin dudarlo en un segundo plano la comodidad y el rendimiento general en comparación con las lentes de enfoque automático con apertura variable de refracción.


Y con un presupuesto limitado, la decisión es mucho más fácil, una lente de espejo puede ser la mejor opción si realmente necesitamos 500 mm. El problema es que actualmente hay muy pocos objetivos 500 mm f8 que estén a la venta, estos suelen ser bastante simples y con una calidad mínima por lo que no hay que esperar milagros y su comportamiento óptico no es muy efectivo, así que antes de decidiros por una de estas os aconsejo un Tamron de segunda mano pero si aún se opta por una lente de espejo barata tendremos que utilizar en días muy luminosos y ahora sí que será aconsejable utilizar siempre con trípode.

 


Otra cosa a considerar es que con este Tamron 500mm. al utilizarlo en una cámara SLR digital Canon, lo que obtenemos en realidad es nada más y nada menos que 800 mm. por el factor de conversión que tienen estas cámaras (1,6x).
Una lente de 800 mm es bastante larga y de hecho en la naturaleza un objetivo de estas características nos puede facilitar mucho y sernos muy útil.


Especifiaciones del Tamron 500 mm. F8

Modelo de objetivo: 55BB
Longitud focal:500mm.
Tamaño de apertura: F/8
Angulo de visión: 5º
Construcción óptica:4 grupos / 7 elementos
Distancia mínima de enfoque: 1,7 m.
Relación Macro Mag.: 01:03
Tamaño del filtro: 30,5 mm. (trasero) 82 mm (delantero)
Diámetro: 84 mm.
Longitud hasta infinito: 87 mm.
Peso: 595 gramos
Parasol de rosca retráctil, incluido.
Se le puede instalar el teleconvertidor SP 2X 01F que duplica su distancia focal a 1.000 mm.

En conclusión esta es la opción más económico y con una relación calidad-precio buenísima que tenemos para sacar fotografías a gran distancia.

Tamron SP BBAR MC 2X Teleconverter 01F

 

El convertidor es similar a un objetivo pero que en la parte que no se acopla a la cámara no lleva una lente al fina como sería en un objetivo corriente ya que esta se une al objetivo y la parte posterior a la cámara.

 


La función que tiene el convertidor es aumentar o multiplicar la distancia focal del objetivo al que hemos acoplado y de esta forma, conseguiremos obtener un teleobjetivo de gran alcance a un precio módico que si no fuera así tendríamos que gastar una enorme suma de dinero.

 


Este peculiar artilugio lo deberíamos de usar en objetivos a ser posible con buena óptica y luminosidad ya que no solo duplican la distancia focal si no también la apertura de diafragma por lo que repercute en la luminosidad. Por ejmplo acoplado en el Tamron 500 F/8 lo transforma en un 1000 F/16.

 


Por lo que tenemos que tener muy claro que si vamos a utilizar un objetivo de este tipo al aplicarlo a nuestra lente y cámara nos va a multiplicar la distancia focal que es lo que realmente deseamos pero al mismo tiempo nos reducirá la luminosidad del objetivo así como la profundidad de campo, pero nos mantendrá la misma distancia mínima de enfoque que con el objetivo sin el convertidor.

 




Sabiendo estos beneficios y estos defectos, si vamos a fotografiar una escena con buena luminosidad, lo que es un día soleado podemos fotografiar a pulso. Pero para mayor seguridad y si el día es nublado o la escena que queramos fotografiar es poco luminosa, el trípode será imprescindible para asegurarnos unas fotografías nítidas.
Con la entrada en la era digital, la tecnología ha revolucionado el mundo de la fotografía hasta límites difíciles de imaginar hace realmente muy poco tiempo. Por ejemplo, pensar que un simple aficionado como yo podría disfrutar de teleobjetivos equivalentes a 1.600mm o más, por un precio tan bajo, ya que si sumo los 79 euros que me costó el Tamron 500 más los 31 que me ha costado este duplicador Tamron SP 2X 01F, en total 110 euros (eso si, de segunda mano) digamos que era impensable en otros tiempos y aún así hoy en día si mirásemos el precio de un teleobjetivo convencional de semejante distancia focal seguro que pasará de los dos mil o tres mil euros.

 


Pero como comenté con el Tamron 500 todo tiene sus puntos a favor y sus puntos en contra. A favor como ya he comentado tiene en primer lugar el precio, el peso, el tamaño y manejabilidad.

 


En contra, no tiene un sistema de diafragma variable que permita ajustar la apertura de exposición por lo que en este Tamron sólo tenemos la opción del rango fijo que al llevar el duplicador la asciende a F16 que no es muy luminoso que digamos, por lo que para ajustar la exposición, tendremos que compensar por medio de la velocidad de obturación de la cámara y en algunos casos, tendremos que poner unos filtros de 35 mm que acompañan al objetivo con distintas densidades y que curiosamente se incorporan entre el objetivo y el duplicador.

 


Precisamente, la posibilidad de disponer de largas distancias focales con objetivos de un peso y un precio razonables es una de las ventajas más llamativas de estos convertidores.

 


¿Qué ventajas nos ofrece el uso de un teleconvertidor frente a un objetivo equivalente?

 


Por una parte, es como si contásemos con dos objetivos en uno algo similar a como si tuvieramos un zoom que fuera un 1.000-500 pero sin contar con los rangos intermedios lógicamente ya que sólo tenemos 1.000 mm por un lado con duplicador y 500 mm sin el duplicador. Por otra parte, si ya contamos con un determinado objetivo, es más asequible adquirir un convertidor que un teleobjetivo equivalente. Por último, el conjunto objetivo-convertidor siempre tendrá un peso más reducido.

 

¿Y cuáles son las desventajas?

 


Cualquier convertidor cuenta con tres desventajas que hay que tener muy en cuenta para no llevarnos desengaños y siempre lo tenemos que tener muy claro que es lo que vamos a obtener con él.

 


La primera y que os he comentado más arriba es que disminuyen la luminosidad del objetivo. La segunda, que afectan a la calidad de la imagen captada de forma proporcional al factor de multiplicación: cuanto mayor sea ese factor, más disminuye la calidad.

 


Y por último, que reducen la velocidad en mayor medida en las ópticas menos luminosas y, por tanto, de gama más baja.

 


Este Tamron SP 2X 01F es compatible con la mayoría de los objetivos de montura Adaptall-2, proporcionando un rendimiento óptico muy bueno. El diseño de campo óptica plana minimiza las aberraciones. Las aberraciones esféricas y cromáticas las controla bastante bien.

 


Este convertidor está diseñado para lentes con una distancia focal de 90 mm y más como los SP 300mm F/2.8 de Tamron, SP 400mm F / 4, 200-500 F/5.6 SP, y la SP F/5.6 350mm y 500mm SP F / 8 lentes de espejo.

 


En principio, están pensados para el uso con teleobjetivos, sobre todo si son fijos y luminosos, ya que la pérdida de calidad en estos es mucho menor. También podríamos colocarlos en angulares o en objetivos normales, aunque realmente no se yo que utilidad tendría hacer esto.

 


En uno de los anuncios de Ebay ya que es aquí donde he comprado este duplicador vendían dos convertidores acoplados por lo que anunciaban que multiplicaba por 4 la distancia focal. Esto se puede hacer pero la luminosidad disminuye de tal forma así como la calidad de la imagen que no es recomendable.

 


Los objetivos de focal fija de la gama profesional son los más indicados para ser usados con este tipo de convertidores ya que su alta calidad de imagen y su mayor luminosidad, hace que notemos mucho menos la disminución de luminosidad y nitidez que suponen usar estos aparatos si los usamos en objetivos zoom esta disminución se apreciará mucho más. Por eso lo recomiendo usar sólo en objetivos de gran calidad como los Tamron, Sigma, Nikon o Canon, aunque en este caso a llevar el sistema Adaptall2 sólo es compatible con Tamron.

 


El Tamron SP 2X 01F tiene una montura tipo "Adaptall2" este es un sistema de montaje patentado por Tamron. Se pueden acoplar adaptadores específicos para montar estas lentes Adaptall a prácticamente cualquier sistema que hay hoy en día, yo por ejemplo he tenido que utilizar un adaptador a Canon EOS, sin embargo, este tipo de adaptador implica el que no haya acoplamiento electrónico o sea que tendremos que usar este objetivo manualmente, otro de los inconvenientes que ofrece, pero como el Tamron no tiene ningún mecanismo de apertura, ni AF ya que solo cuenta con F/16, así que no hay mucho que establecer de todos modos por lo que uno se acaba acostumbrándose y casi pasa desapercibido. El enfoque también es manual aunque yo ya estaba acostumbrado con mi antigua réflex de 35 mm., es otro sacrificio por tener una distancia focal larga por poco dinero.

 


Esta lente por la parte que conecta con el objetivo tiene dos pestañas, una enfrente de la otra en el borde, estas mientras no estan acopladas al objetivo se mueven libremente y mueven a su vez la escala de la apertura del diafragma que lleva el convertidor.

 


Al tenerlo por primera vez en mis manos pensé que podría elegir la apertura libremente al comprobar que se movía al igual que en un objetivo convencional, pero al acoplarlo el Tamron 500 F/8 tiene unas hendiduras que es en donde se acoplan estas pestañas por lo que una vez ensamblado el convertidor con el objetivo, estas quedan fijas pero de tal manera que dejan la apertura del diafragma exactamente en F/16 exactamente el doble de la que tiene el objetivo, por lo que esas hendiduras no están colocadas aleatoriamente si no que tienen una razón de ser y es la de que cuando instalemos un convertidor este se adapte automáticamente al diafragma que necesita el objetivo, puede que por eso Tamron le haya puesto el nombre de Adaptall a este tipo de montura.

 


Características:

 

Lente Modelo: 01F
Longitud focal: 2X la longitud focal de lente original
Tamaño de apertura: F / 5 - 64, AE (Número original lente F x 2)
Construcción óptica (Grupos / Elementos): 5/6
Min. Enfoque del plano de la película: Retiene el min. foco de la lente original.
Macro Mag. Proporción: 2 veces el mag. relación de lente original.
Diámetro: 64,5 mm
Peso: 250 g.

 


En muchos sitios siempre había leído que para usar este tipo de lente junto al objetivo, era indispensable utilizar el trípode pero si el día es luminoso con velocidades superiores entre 1/500 y 1/1000, he sacado fotos bastante nítidas. De todas formas como el Tamron SP 500 F/8 que tengo viene con soporte para trípode, me será muy útil cuando lo utilice con el Tamron SP 2X Teleconverter 01F que duplica la distancia focal así también como aumentar el tamaño y el peso de este teleobjetivo por lo que para no dañar el anillo de sujeción de los objetivos de la cámara es mejor sujetar el objetivo al trípode que a través de la cámara.

 

El Tamron 2X Teleconverter 01F es una lente complementaria que transformará nuestro teleobjetivo en una potente lente que nos acercará de tal forma cualquier cosa por muy lejana que esté. Nos ofrece una calidad más que aceptable, para mi es de los mejores convertidores que se han fabricado y que podemos conseguir en el mercado de segunda mano a un precio muy bueno.

 


Eso si tendremos que sopesar previamente que tendremos que usarlo siempre en modo manual ya que no funciona en automático y que para conseguir unos buenos resultados tendremos que utilizarlo en escenas con mucha luminosidad. Si esto para nosotros no supone ningún problema podremos contar con un potente teleobjetivo que nos dará muchas veces unos resultados sorprendentes.


 

Fecha y hora  
 
Myspace Calendars, Nature Calendars at WishAFriend.com
Myspace Clocks, Digital Date-Time Clocks at WishAFriend.com >
 
Publicidad  
   
El tiempo en Madrid  
 
El Tiempo por Tutiempo.net
 
Noticias de última hora  
   
Economia  
  Mercad de divisas Conversor de divisas  
Buscador y Traductor  
 

 
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=